Catamarca Catamarca Catamarca Catamarca
Catamarca Catamarca
                         
 


Tapa de E.A.D. donde se publicó este hecho histórico.


                   Cronicando el primer vuelo de alas delta en Catamarca

                                                                  Por Rodolfo Lobo Molas (*)

 

Hoy sobre la cumbre de la cuesta del portezuelo y contiguo a la nueva Hostería Polo Giménez, se practica parapente y aladeltismo. Pocos saben que hacen ya 31 años me tocó compartir la hermosa experiencia de ver volar por primera vez Alas Delta en Catamarca y dar nacimiento a este aerodeporte en nuestra provincia. Ver volar por primera vez Alas Delta desde la cumbre de las Sierras de El Alto-Ancasti, sobre la mismísima Cuesta del Portezuelo fue y es algo inolvidable. Aquí ofrezco aquella nota que publicara en Espacio Aéreo Deportivo, revista de la Confederación Argentina de Entidades Aerodeportivas, en la edición número 23, aparecida en Julio de 1982. revista de la Confederación Argentina de Entidades Aerodeportivas, (CADEA).
Bajo el título “El Aladelstismo se dio cita en Catamarca”, se contaban los pormenores de cómo llegaron a Catamarca y qué hicieron esos pioneros de este aerodeporte en nuestra provincia. Este es el texto de aquella nota:

“Catamarca es una de las provincias líderes en aerodeportes en el  noroeste argentino. Cuenta con clubes en actividad de planeadores, de paracaidistas, de vuelo con motor, independientes entre sí, pero cada uno con su considerable grupo societario y que trabaja mancomunadamente. Sin embargo no todos los aerodeportes están nucleados en instituciones ni se practican todos los que existen. Es así como al tener contacdto con presonas de nuestro ambiente y con otras que aun no lo son –en mi condición de corresponsal de EAD (Espacio Aéreo Deportivo)- hablé con gente de la Agrupación Riojana de Alas Delta sobre la posibilidad de practicar aladeltismo en Catamarca. Con ese motivo me entrevisté con Miguel Bermúdez y con Luis Planas y convinimos en que viajarían el domingo 6 de Junio a nuestra provincia, con sus alas, para procurar volar. Ya hubo intentos anteriores por parte de aladeltistas de otras provincias y siempre coincidieron en que era imposible hacerlo por el viento y por no encontrar un lugar seguro.
“El sábado comenzó a soplar nuestro conocido enemigo: el viento norte. Pero felizmente a la noche pasó un frente y ya el domingo soplaba un suave viento sur. Antes de viajar hacia la Cuesta del Portezuelo, a 17 km de la capital catamarqueña, aprovechando la presencia de los riojanos, realizamos un reportaje en Aeronoticias que yo conduzco por Radio Nacional Catamarca.
“Posteriormente en la cumbre de la Cuesta del Portezuelo buscamos un lugar apropiado por espacio de dos horas, en un tramo de 8 km aproximadamente y no lo encontramos. Afortunadamente, cuando creíamos que no lo hallaríamos encontramos lo que los aladeltistas mismos calificaron de “ideal”.


De izquierda a derecha: Rodolfo Lobo Molas, Raúl Moreno, Ricardo Arias, Horacio Arias y Luis Planas. Abajo un amigo.

“El equipo riojano estaba integrado por Ricardo Arias, Luis Planas, Horacio Arias y Raúl Moreno, quienes inmediatamente comenzaron a armar sus alas y se prepararon para volar. Yo seguía con entusiasmo los preparativos pero con cierto recelo, esa era la primera vez que veía todo de cerca, no por televisión y, confieso, que pensé mucho sobre la confianza que me dan los aviones y los planeadores. Jamás sentí en mis vuelos el temor que tuve en esos momentos. Pero ese temor sólo duró hasta que ví el primer salto. ¡Caramba! Parecía más fácil que seguir un remolque.
“El lugar elegido está situado a unos 2 km de la cumbre de la cuesta, hacia el norte. Dese el camino hacia el área de lanzamiento hay cerca de 150 metros, todo llano y solamente con matas de paja y una que otra piedra. Está todo tan bien que prácticamente no tuvimos nada que limpiar ni preparar, al punto que encontramos el lugar a las 14 y las 14.28hs. Ricardo Arias ya estaba en el aire. Luego volaron Luis Planas y Horacio Arias en ese orden.
“Desde el lugar de lanzamiento hasta el de aterrizaje, al pie de la cuesta, hay 1.000 metros de altura y la rampa de salida está a unos 1600 metros sobre el nivel del mar.

“Todos los habitantes del lugar se congregaron a presenciar este espectáculo absolutamente nuevo no sólo para ellos sino para Catamarca. No hubo publicidad sobre lo que íbamos a hacer, por cuanto corríamos el riesgo de despertar una inquietud en la gente y luego no poder concretar nada, porque era un nuevo intento que se hacía.
“Una vez comprobado que podíamos volar, comenzó la campaña de difusión: hablamos con la gente de los diarios y, aprovechando mi condición de periodista de un canal de TV, di como noticia deportiva prioritaria del fin de semana este acontecimiento.


Uno de los aladeltistas surca el cielo de El Portezuelo

“El eco fue inmediato. Varios jóvenes me buscaron entusiasmados con la idea y ya está en marcha la formación de un club donde queremos incluir too lo que vuela y no esté nucleado en las otras instituciones, es decir, ultralivianos, caseros, aeromodelismo, etc. , para lo cual hay varios entusiastas.
“Pero todo esto tiene algo más importante que nuestro entusiasmo: es el apoyo incondicional y la dedicación que está poniendo la gente de La Rioja que nos ha prometido en forma concreta su asistencia para el despegue del aladeltismo en Catamarca.
“Cuando estas líneas sean publicadas, seguramente ya habrán comenzado los cursos en esta ciudad, dictados por ellos. Incluso se está trabajando para conseguir un local céntrico donde exponer un ala. También la Municipalidad de Valle Viejo, donde se encuentra la cuesta y la Villa, me prometió una topadora para hacer los accesos desde el camino al lugar de lanzamiento.
“La consigna se ha cumplido, volar en alas delta en Catamarca desde la famosa Cuesta del Portezuelo. Pero la empresa acaba de empezar y nosotros, los que amamos volar, estamos en marcha”.

 

Esta fue la nota con que dábamos a conocer al país que el aladeltismo empezó a ser una realidad dentro de los aerodeportes catamarqueños. Han pasado 31 años y dos meses, y queríamos, con esta reproducción de aquel informe aparecido en Espacio Aéreo Deportivo, recordar un momento trascendente para nuestra provincia. Luego vino la fundación de la Agrupación de Alas Delta, pero eso será motivo de un nuevo informe en el próximo número.

 

(*) Rodolfo Lobo Molas, es Director/Editor de CatamarcaPress, escritor, poeta, periodista, aviador civil y locutor.  Fue quien trajo el aladeltismo a Catamarca y fue fundador y primer presidente de la Agrupación creada para nuclear a los amantes y practicantes del aladelstismo.

 

Textos: Rodolfo Lobo Molas, transcripción de nota publicada en 1982, en Espacio Aéreo Deportivo.
Fotos: Espacio Aéreo Deportivo, Diario La Unión de Catamarca, CatamarcaPress.
Producción: CatamarcaPress © 2013

   
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
                         
 

Inicio - Institucional - Declaración - Correo de lectores - Cartas al Director - Numeros anteriores - Contacto

CatamarcaPress Copyright © 2009 - 2010 - Todos los derechos reservados - ISSN 1853-0672 - Webmaster