Catamarca Catamarca Catamarca Catamarca
Catamarca Catamarca
                         
 

La Lectora sugiere…
                                                                       Por Anahí Flores (*)

Varias novelas, una serie de cuentos cortos y una película. Para darse una panzada de historias durante el verano.

Libros

¿Qué pasa cuando se esconden recuerdos "debajo de la alfombra" para que nadie los vuelva a ver, ni siquiera uno mismo? ¿Y cuando incluso otros ayudan a que uno viva como si nada hubiese pasado? En algún momento resurgen, de la forma más inesperada. Una imagen, un perfume, un gusto, algo los trae al presente y luego hay que ver cómo se convive con ellos. La protagonista de Mujer de barro, de Joyce Carol Oates (Alfaguara, 2013), se comporta como una persona en la planta baja, donde recibe visitas distinguidas, y como otra muy distinta en el piso de arriba, donde vive sola. Suele ocurrir que las partes de su vida (esas que no deberían juntarse) se le mezclan sin querer. ¿O se trata de un sueño? Incluso la narradora, tan sobre el hombro de la protagonista, a veces no sabe qué está pasando. La historia da vueltas y vueltas sobre los mismos asuntos: el lector se queda con la impresión de estar asistiendo a un proceso de enloquecimiento. La protagonista se maquilla, todos los días, para ser la rectora de una universidad importante. Pero de a poco, el maquillaje comienza a parecer barro reseco sobre su cara. Como el barro en el que su madre, de niña, trató de ahogarla.

 

Nunca vi la serie de los Ingalls, es algo que le faltó a mi vida. Creo que alguna vez lo intenté, de muy chica -en blanco y negro: el televisor color demoró unos años en llegar a casa-, pero no prosperé. Tal vez me aburría. A pesar de mi desconocimiento sobre el tema, me divertí con los tres cuentos de Ariel Bermani ambientados en el mundo de aquella serie. Es una suerte que Paisanita Editora los haya publicado en tres plaquetas: Mankato es un lugar terriblemente solitario, Una tarde en casa de Nellie Oleson y El banquete. Ya tienen sus años (fueron escritos entre el ‘91 y el ‘93) y probablemente, si no fuera por estas plaquetas que acaban de aparecer (2013), se hubieran mantenido perdidos en un archivo de la computadora del autor. Los tres juegan con la idea de ser una mala traducción (uno los lee y los escucha como si estuviera viendo una película doblada), aunque en vez de usar el tú, van con voseo. Pueden leerse en cualquier orden, ya que son textos independientes, sin continuidad, pero yo me los leí de un tirón y se potenciaron entre sí.

 

En El mar que nos trajo, de Griselda Gambaro (Alfaguara, 2013), la escritura es como los personajes: austera, seca, sin lujos. De hecho la historia empieza y termina sin grandes acontecimientos, todo es muy simple y cotidiano. Unos nacen, otros mueren. Y aunque la narración está en tercera persona, bien podría estar en primera: se siente la autobiografía, y eso es coherente porque se trata de la historia de los antepasados de la propia autora, de aquellos que la trajeron, como el mar que nos/los trajo.
Después de leer esta novela corta, me quedo con ganas de ir a dar un paseo por el puerto, y de volver a ver Venimos de muy lejos, del Grupo de Teatro Catalinas Sur (otra historia de inmigrantes, pero ésta contada por muchos de sus descendientes).

 

La protagonista de Una pálida historia de amor, de Rodolfo Fogwill (Alfaguara, 2013), es una bailarina y prostituta argentina que va cambiando de nombre a medida que se muda de país, hasta llamarse incluso con un genérico "Equis". El narrador también la llama simplemente "Ella". En la historia, que transcurre casi toda en Panamá, hay cabarets, sexo, espiritismo, algo parecido al amor y muchos hombres (y mujeres). Siempre que puede, ella deja en claro que es argentina, y en gran parte es por eso que se siente superior al resto de los personajes (menos a Sarmiento, el cajero del cabaret, también argentino y conocedor de espíritus). Ella es una médium que convive con hombres vivos y muertos. Aparecen, como telón de fondo, indirectas a la historia de la Argentina, comprensibles sólo para quien tenga al menos una idea del tema. Por suerte la novela funciona aunque el lector se quede fuera de estos guiños históricos y políticos. Ella también se llama Isabel.

La lectora nos invita a leer su blog en: 
http://www.lalectoraenlaciudad.blogspot.com.ar/

 

En Vida de este chico, de Tobias Wolff (Alfaguara, 2012), todo ocurre entre lo que el narrador es y lo que le gustaría ser. Un amplio abanico de posibilidades van de lo que él desea (se la pasa imaginando sin parar, hasta estar convencido de que es así) a la realidad, bastante dura. Y en ese abanico se desenvuelve esta novela autobiográfica. Hay toques de humor que alivianan la realidad, en momentos en que tal vez el autor haya recordado su niñez y adolescencia con bronca (por ejemplo, cuando habla del padrastro, que casi asesina a su madre). Y esa forma de tomarse las cosas hace la historia aún más verosímil y fuerte.
Después del leer la novela, recomiendo la película donde Leonardo DiCaprio encarna al escritor y Robert De Niro al padrastro. Sin embargo, claro, si uno la mira enseguida después de la lectura, no va a ser justo con la película: encontrará pequeños cambios en la historia, escenas que faltan y (lo que yo más extrañé) la ausencia del diálogo interno del protagonista que es, a mi ver, lo más importante en la novela. Sin embargo, vale la pena y aquí les dejo el link a la película, doblada al español:

     

La lectora nos invita a leer su blog en: 

http://www.lalectoraenlaciudad.blogspot.com.ar/

 

(*) Anahí Flores nació en Buenos Aires, 1977, es una joven escritora con una importante experiencia en el mundo de las letras. Es egresada de la carrera de escritura creativa en Casa de letras (2010).
Sus libros publicados son Limericks cariocas (Caki Books Editora, Rio de Janeiro, 2011) y el poemario Catalinas Sur (Eloisa Cartonera, Buenos Aires, 2012). Y entre 2003 y 2010, publicó seis libros sobre la filosofía del Yoga, en Brasil y Argentina.
Algunos de sus cuentos y poemas aparecen en antologías o recibieron premios y menciones en: Argentina, Brasil, México, España, Perú y República Checa.


Escribe todos los martes en su blog www.lalectoraenlaciudad.com

 

Textos y fotos de esta sección: Anahí Flores
Producción:  CatamarcaPress © 2013

 

 

 

 

 

 
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
                         
 

Inicio - Institucional - Declaración - Correo de lectores - Cartas al Director - Numeros anteriores - Contacto

CatamarcaPress Copyright © 2009 - 2010 - Todos los derechos reservados - ISSN 1853-0672 - Webmaster